Las jaulas de la personalidad

¿Por qué la sociedad se empeña en empujarnos a que creemos una personalidad categorizada y simple?, ¿y qué ocurre cuando, inconscientemente, como casi siempre ocurre, desarrollas la incorrecta?, ¿qué ocurre cuando las circunstancias personales te han sacado de la normalidad que la sociedad impone, y sin darte cuenta, has sido consciente demasiado tarde de que te has convertido en una víctima?

La personalidad: nuestro refugio y limitación

Se han esforzado por hacernos creer que una personalidad, del tipo que sea, pero bien definida, nos ayuda a crearnos un hueco en la sociedad, que nos insufla de una seguridad de pertenencia a ese grupo con el que convivimos.

Incluso hoy en día, con todas las clases de personas que están surgiendo que quieren ser diferentes, se les está categorizando en una generalización de descripciones de un grupo.

Tener un ego nos arraiga a la tierra, crea unas raíces a nuestra alma con la realidad material y nos ayuda a defendernos y salir adelante. De esta manera, en la sociedad actual, con las reglas bajo las que nos vemos obligados a vivir, quien no tiene un poquito de ego, es mejor que tenga un respaldo total de alguien que le proteja.

Sin embargo, y a pesar de ser necesaria tener una personalidad y un ego para sobrevivir, hay varias formas de enfocarlo:

  • Por un lado, hay personas que cambian mucho a medida que están creciendo. Por ejemplo, yo soy muy diferente de la persona que era a los 8, a los 17 o a los 21 años. Gracias al desarrollo del autoconocimiento, he podido resolver algunas cuestiones que, entonces, me hacían desempeñar una personalidad más defensiva que ahora, por ejemplo.
  • Por otro lado, y he aquí el problema más grave, para muchos cuando tienen una personalidad, por mucho que crezcan, en realidad mantienen a grandes rasgos aquello que les definía ya desde adolescentes o incluso desde la infancia. Esto es debido a que hay personas que ven el cambio como un reto que les desestabiliza y les saca de la confortabilidad de lo que ya conocen. Esas personas, por mucho que puedan llegar a vivir experiencias, tratan de no aprender de ellas, para continuar siendo exactamente como siempre han sido.  

Y el problema entonces es, una vez que has adquirido la personalidad que te haya sido impuesta o que hayas aprendido, ¿qué ocurre cuando lo que te define no lo hace como una persona con habilidades para tener éxito en aquello que te propones?

Hay quienes, ya desde la escuela, eran considerados los “raros” y recibían bullying. Dichas personas, fueron desarrollando, debido a esas experiencias, características personales limitantes que han pasado a formar parte de lo que les describe.

La mayoría de estas características son impedimentos para el éxito de una vida feliz, como son la timidez, no expresarse con claridad, no comunicarse adecuadamente, el miedo, la cobardía para afrontar nuevos retos, la falta de autoestima, la agresividad, entre otros.

Es este, otro ejemplo en el que las jaulas de personalidad actúan limitando nuestras vidas y nuestra forma de afrontar sus retos.

Por mi parte, durante mi adolescencia me movía en un grupo de personas que se autodefinían grupalmente como frikis, emos, canis… sin embargo, nunca me sentí identificada con la totalidad de sus personalidades y los gustos que compartían en común. Por su parte, ellos trataron de simplificarme en una categoría de personalidad para poder entender mi carácter (para ellos, yo era una hippie).

Es curioso que, ya entonces, yo estaba segura de no poder encajar en la descripción arquetípica de aquel grupo de personalidad, nunca me he considerado hippie, ni frikie, ni ninguna de las otras categorías, simplemente, porque me hacían sentir que estaba interpretando un papel que realmente, no era yo misma, y por supuesto, eso me hacía sentir insegura y limitada.

Evidentemente, estas categorizaciones son bastante infantiles, propias de la adolescencia, pero el problema es que una vez hemos madurado, aunque no hablemos de ello tan abiertamente, seguimos categorizando a las personas en silencio, y esperando, que aquellas que siempre han estado en nuestras vidas de la misma manera, continúen así siempre.

Hay muchos desamparados víctimas de los estigmas sociales que, tratando de sentirse parte de un grupo de amigos (ya bien categorizados en sus personalidades), han tenido que aceptar un papel que no les correspondía o no les gustaba, dando la espalda al autoconocimiento y desarrollo personal, a cambio de sentirse seguros y aceptados formando parte de un grupo.

Y da igual la edad que tengan, la sociedad se encarga de crear marginados emocionales en cualquier momento y en cualquier lugar, para así sentirse parte de algo “mas grande” que ellos mismos.

Creamos estas separaciones y barreras no solo entre las personas de nuestra edad, o nuestros amigos. Las nuevas generaciones crean barreras con las personas mayores mediante la tecnología, por ejemplo.

Hoy en día, casi cualquier excusa es buena para crear barreras. Quien no esté al día de la última tontería que esté de moda, queda fuera de un límite transparente que los separa del resto comúnmente aceptado, sobre todo entre las nuevas generaciones.

Por otra parte, ¿no os ha ocurrido nunca que os desdobláis en diferentes personalidades dependiendo del grupo social donde os encontréis? Por ejemplo, cuando estáis en el trabajo, con vuestra pareja, con los amigos o en familia. Esta es otra forma de mantener dispersa vuestra personalidad y vuestra energía, sin llegar a conoceros completamente ni sentiros seguros en vuestra piel.

Por una parte, es liberador poder veros de diferente forma con diferentes personas y así explorar vuestras posibilidades, pero por otra, dividir vuestro autentico ser de esa forma, solo puede crearos inseguridad.

Personalmente, siempre he sentido que, cada vez que me he encontrado en un grupo social de amigos, al poco tiempo estaba encasillada según una descripción simple, en un tipo de carácter que simplificaba enormemente los contrastes de mi personalidad, y se centraba en resaltar quizás cuatro características superficiales.  

Casualmente, cuando he tenido la oportunidad de crear una amistad independiente, es decir, fuera de un grupo, la perspectiva que esa persona ha tenido sobre mí ha sido mucho más objetiva y completa.

Es curioso cómo, aquellos que no te conocen, se dejan llevar por la imprudencia de una descripción superficial de tu personalidad, y mas si es en un grupo, sin reparar en el daño que esa categorización pueda causar a la autoestima y la autodescripción de la persona juzgada.

Algo está cambiando a nuestro favor

En los últimos años, han empezado a aparecer, con internet, textos antiguos de diferentes culturas que hablan del secreto del empoderamiento humano. Textos que, aquellos que crearon las formas de sociedad y las culturas actuales, se esforzaron mucho en ocultarnos.

Textos como “Todo es posible, quien tú eres esta limitado por quien tú piensas que eres”, que claramente hacen referencia al poder de la mente y las emociones sobre toda nuestra existencia. Frases como esta, solo simplifican y aclaran libros más completos como “El método Silva de control mental”.

Pero lo importante, es que tratar de desarrollar nuestro poder, incluso teniendo la teoría en la palma de la mano, es aún ciertamente complicado, debido a las limitaciones personales que debemos superar primero:

  • Por un lado, estar en paz con nosotros nos permite desarrollar nuestro poder y conseguir aquello que deseamos.
  • Por otro, para estar en paz con uno mismo, hay que desarrollar una serie de pensamientos críticos bien meditados, sin juicio ni autoengaño, para profundizar lo suficiente en nuestras actitudes y sus causas.

Y he aquí, que las causas de dichas actitudes, arraigadas durante toda una vida, han sido las telarañas que han creado nuestra personalidad, normalmente caótica e inconsciente.

Una personalidad que nos fue impuesta por los hábitos educativos y culturales de nuestras sociedades, entre otras cosas, para mantenernos bajo control, un control que les conviene mas a ellos que a nosotros.

Cuál es mi conclusión

Por lo tanto, ¿esto implica que debemos deshacernos de todo ego y personalidad para continuar nuestro camino evolutivo y de empoderamiento? Como ya he dicho antes, no, una cosa no implica la otra.

Pero sí que implica que, realmente, para descubrir todo nuestro potencial, las limitaciones autoimpuestas mediante los códigos de personalidad sí son un gran límite. Así como una personalidad totalmente inconsciente (sin autoconocimiento) e incontrolable, es un gran problema para poder enfocarnos lo suficiente en algo tan psíquico que necesita de un gran control mental y autocontrol.

Considero que lo mas importante en esta vida, es ser fiel, leal y honesta a una misma, varios conceptos que a muchas personas se les escapan en su totalidad.

Significa ser tan autentica contigo misma, que tengas la humildad y el amor propio de rectificar cuando veas que estas desarrollando unas actitudes que no quieres que formen parte de ti, sin castigarte continuamente por aquello que hiciste, pues no hay curación más poderosa, que el ser consciente de que eso ya no forma parte de tu ser ni te describe, porque lo has cambiado.

Que puedas decidir cambiar de opinión respecto a una idea que ya no entiendes ni aceptas de la misma forma que antes, y no por eso sentir que estas traicionando tu personalidad, sino aceptar que estas reconstruyéndola, para que encaje mejor en tu verdadero ser, en cada etapa de tu vida.

Y no permitir que nadie te clasifique, te limite o trate de decirte quien o como eres o deberías ser. Nunca te sentirás tan segura en tu piel, como cuando aceptas no encasillarte en ninguna categoría o grupo autoimpuesto, o impuesto por otros.

Eso no significa que no compartas detalles de diferentes grupos o personalidades, significa que tú no te defines por eso, ya que no puedes simplificarte tanto a ti misma como para categorizarte y aceptar todos los rasgos de personalidad que, en realidad no encajan contigo, y probablemente, si en un futuro cambias, encajen aún menos.

Significa que serás una libre pensadora, con un alma libre, y no por ello te sentirás sola, sino más segura y abrigada por ti misma que nunca, aunque sigas pasando por periodos de inestabilidad personal.

Y cuando aceptas esto, la personalidad deja de ser una prisión para controlarte, y empieza a ser una manera de encajar todas las piezas de la manera perfecta para que tu desentrañes quien eres y quien quieres ser.

feng shui
recetas dulces
decretos
LAS PROPIEDADES ENERGÉTICAS Y LA SIMBOLOGÍA DE LOS COLORES

Descubre cada mes las novedades que ofrecemos a nuestros suscriptores. Puedes desarrollar tus artes en Feng Shui con nuestros numeros descargables, practicar y crear tus propios decretos para darle un giro a tu vida con consciencia, preparar deliciosos postres saludables… Y proximamente, vienen mas pdf de recetas saladas, trucos para organizar la compra de la semana con menús sanos, curso gratis sobre como comunicarte con los animales, meditaciones y visualizaciones, técnicas para realizar rituales mágicos naturales, y mucho mas.

Suscríbete
2019-02-24T13:06:59+00:00

¿Qué te ha parecido? Puedes compartir conmigo tus ideas aquí debajo.

UA-109480682-1