¿Quién controla nuestro destino?

Hace tiempo que no escribo nada para la categoría de Espiritualidad, pero el tema que traigo hoy es persistente en mi cabeza, y he decidido escribir al respecto, porque no puedo dejar de pensar en la pregunta: ¿quién controla nuestro destino?

Iré al punto en cuestión. Hace poco vi un vídeo que describía una situación, que al parecer, han vivido muchas personas. Se trata de un recuerdo activo sobre algo acontecido antes de nacer, sin necesidad de realizar para ello ninguna regresión.

En realidad, da lo mismo si este recuerdo viene a raíz de una regresión, o aparece súbitamente en tu mente, porque en todos los casos que he leído, siempre describe una circunstancia muy parecida.

Se trata del recuerdo acerca de cómo decidimos nuestro destino antes de venir a vivir nuestras vidas.

Os contaré la historia, y así pondremos toda la información sobre la mesa.

Antes de nacer

Hay muchas personas que recuerdan que antes de nacer y venir a vivir sus vidas actuales, se encontraban en un jardín, o una especia de parque, en cualquier caso, un lugar natural, pero en una dimensión más espiritual. Allí, recuerdan haberse encontrado esperando con más personas, y que, en un momento en particular, aparecía un ser con apariencia mayor y sabia. Ellos lo describen como, por ejemplo, un hombre mayor con pelo y barba blanca.

Este señor, vestido con una túnica blanca, les guiaba sin dar demasiadas explicaciones a una habitación, una especie de sala, donde les mostraba dos posibilidades de vida completa. Dos vidas totalmente programadas desde el principio hasta el final, normalmente relacionadas con “deudas del karma“. Una de las vidas, era relativamente feliz y sencilla, y la otra, era una vida llena de pruebas y dificultades.

Tras esto, el señor, o guía (llamémoslo así para no confundir conceptos), decía a la persona que era su tiempo de volver a la tierra a empezar una nueva vida, y que, debido a esto, tenia que escoger entre esas dos opciones que habían (no sabemos quién) creado para él.

Entonces explicaba que, mientras la vida sencilla no le ayudaría a “saldar karma” de sus otras vidas pasadas, la vida más difícil sí lo haría, haciendo que la persona sumara más puntos para salir del ciclo del karma antes y no tener que reencarnarse tantas veces. Y que una vez que se encontrara en la tierra, nadie del plano superior (o espiritual) en el que se encontraban, podría ayudarle, que entonces tendría libre albedrío.

Hasta aquí el recuerdo latente que muchas personas en el mundo recuerdan haber vivido antes de morir. Evidentemente hay más ejemplos diferentes, hay personas que recuerdan haber escogido incluso a sus familias, acorde, como anteriormente, con el karma de sus vidas pasadas.

Pero en general, estas son las historias.

Partiendo del hecho de que en todas ellas el karma se asocia con vidas anteriores, no entro a aclarar si existen o no dichas vidas. En mi opinión esto es un hecho, no una creencia. Existen vidas anteriores, porque somos seres inmortales que renacemos.

Ahora bien, una vez que habéis leído (o vivido) estos recuerdos, ¿no hay algo o varias cosas que os rechinan? Voy a explicarme mejor a continuación.

El destino

En todas esas experiencias, esas personas son guiadas por un ser supuestamente divino que, aunque en apariencia pueda parecerlo, en actitud demuestra que no lo es.

Siempre nos guiamos por la creencia de que si nos encontramos en un plano espiritual y alguien con apariencia divina viene a ayudarnos, es alguien bueno que sabe que nos conviene. Pero esto es debido a una creencia memorizada en nuestra naturaleza para hacernos prisioneros facilmente domables.

Recordemos la situación, alguien, un guía, viene y nos lleva sin explicación alguna a una habitación. Allí, parte directamente desde la opresión de que debemos bajar de nuevo a la tierra porque es nuestro momento. ¿Quién decide eso? Yo no, desde luego.

Claramente cuando vivimos y morimos lo hacemos engañados y con medias verdades. No hemos sido completamente los dueños de nuestro destino.

Nadie que sea realmente espiritual puede empujarnos a escoger volver a la tierra, ni cuando volver. Nadie puede tomar esa decisión por nosotros, pero precisamente por eso, este “guía”, en lugar de preguntar a las personas si quieren o no volver a la tierra, directamente les dice que tienen que hacerlo. Por lo tanto, en lugar de escoger, obedecemos. 

Aquí ya empezamos mal. Una vez visto esto, si supiéramos toda la verdad sobre nuestras almas, quienes somos y nuestro poder, ni siquiera continuaríamos escuchando a semejante “guía” disfrazado de ser de luz.

Pero continúa la historia cuando nos dicen que, una vez aceptada la única opción mostrada, que es volver a la tierra, tenemos que decidir solo y exclusivamente entre esas dos opciones de vida que ellos han programado y creado para nosotros, que marcarán nuestro destino.

El karma en el juego del destino

Continuamos incluyendo términos manipulados en la historia. Ahora se trata del karma.

En el momento que tenemos que decidir, sí o sí, entre las dos opciones de vida programadas para nosotros, nos dicen que están basadas en nuestro karma acumulado por el momento, a través de nuestras vidas anteriores.

He aquí el segundo punto interesante de esta circunstancia. El juego de la culpabilidad y el castigo disfrazado con el nombre Karma.

Pero no contento con eso, el supuesto guía se toma la licencia de advertir a las personas, que si toman el camino fácil, no reducirán tanto karma como si toman el camino difícil, ya que si aceptan la vida más complicada y dolorosa de las dos opciones, entonces estarán ganando más puntos para salir del ciclo del karma y dejar de volver a la tierra.

De nuevo, tenemos aquí la limitación del karma, algo que, aunque ellos nos hayan metido entre ceja y ceja a través de estas circunstancias, e incluso, a través de algunas religiones, nosotros hemos aceptado y lo hemos convertido en real.

El karma es una prisión creada por otros y aceptada como autocastigo por nosotros, los seres humanos. Con esto no digo que viva la anarquía y vamos a hacer algunas cosas malas por ahí, solo digo lo que es.

Si profundizamos más, podemos pensar también qué interés tiene ese “guía” en que escojamos la vida más difícil. Dudo mucho que quiera ayudarnos a ganar esos supuestos puntos para salir de la rueda del karma.

Una vez llegados a este punto, vamos a hablar claro, ese ser no es un ser de luz, ni es un ser espiritual. Ese jardín o parque natural, probablemente se encuentra en la cuarta dimensión, que es una dimensión en la que pueden convivir tanto seres de luz como de bajas vibraciones. Es la dimensión donde incluso nosotros, como seres humanos, podemos dar forma y crear cualquier cosa que queramos con nuestra voluntad.

Sabiendo esto, cualquiera puede aparecerse frente a nosotros con la apariencia que deseé (sea la apariencia de un familiar que ha fallecido y que queríamos, un santo o un ángel) y hacernos creer que vienen a ofrecernos la ayuda (en forma de limitaciones y manipulaciones) para mejorar nuestra existencia.

El libre albedrío, nuestro poder secreto

Se que, quienes hayáis continuado leyendo hasta aquí, podéis estar algo confundidos por el momento, pero desde mi perspectiva, vais a entender algo muy sencillo en este último punto.

Como seres divinos que somos, no hay otra criatura en el universo que pueda decidir por nosotros y sobre nosotros nada que no hayamos aceptado primero.

Nuestro poder divino y tristemente secreto a nosotros mismos, es que tenemos, ante todo, libre albedrío. Esto significa que, si alguien quiere hacernos daño, primero tiene que convencernos de que le dejemos hacerlo, o de que puede hacerlo.

Y por eso es tan importante salir de la ignorancia de nuestra realidad, de las limitaciones manipuladas creadas por las diferentes “parcelas” de creencia (sociedad, religión, new age, familia, política…) y empezar a pensar en un conjunto general que involucra una visión más amplia y completa sobre nuestra realidad aquí en la tierra, y, sobre todo, sobre quienes somos verdaderamente.

Vivimos pensando que estamos limitados por reglas, y tenemos que seguir dichas reglas en todos los aspectos de nuestra vida. E incluso las personas que se consideran espirituales, viven sus vidas muchas veces limitados por dichas reglas. Un ejemplo es el Karma.

Pero los únicos que realmente ignoramos lo increíblemente poderosos que somos, somos los seres humanos. Y el resto de criaturas que son conscientes de ello, juegan con esa ventaja a la hora de manipularnos y mantenernos durante vidas y vidas en esta prisión que llamamos karma, retorno a la tierra, vidas programadas…

Volviendo a la historia que me hizo pensar en todo esto, el “guía” juega con esa ventaja del desconocimiento desde el principio. Sabe bien, que para hacer que los seres humanos pasemos por el aro y volvamos a la tierra, tiene que limitar las opciones como si de un test se tratara.

En lugar de la opción del pensamiento divergente, aquí en la tierra se encargan durante toda nuestra vida de que pensemos que tenemos opciones limitadas y, nos gusten o no, tenemos que escoger (ni siquiera es válida la opción de no escoger).

Además, una vez que nos dejan claro en esa cuarta dimensión de que tenemos como deber que volver a la tierra, nos hacen de nuevo escoger entre dos opciones, sabiendo que con su explicación sobre el karma, la mayoría nos decantamos por la vida difícil para ganar los supuestos puntos para salir del ciclo de dolor.

Nos muestran que nos manipulan porque les dejamos, pero a la hora de escoger vida, nos dan su sutil opinión sobre las ventajas de escoger la opción de la vida difícil. ¿Sabemos acaso si es mejor para ellos o para nosotros?

Sabiendo que esta clase de comportamiento es propio de seres del bajo astral, no cabe duda de que, si alguien se beneficia de nuestro sufrimiento son esos seres, ya que las emociones de baja vibración (dolor, pena, sufrimiento, ansiedad, estrés, depresión, odio…) son su alimento. Por lo que les conviene que, además de bajar a la tierra, bajemos a sufrir.

Y, para terminar, el “guía” del bajo astral, en la experiencia descrita al inicio, explica que, una vez que estemos en la tierra, no podremos recibir ayuda de ellos o ningún ser divino, porque estaremos a nuestro libre albedrío.

Como ya he dicho, nada mejor que confundir (manipular) conceptos para que las personas bajen a la tierra ya desde el inicio con bajas vibraciones y pensando que se encuentran totalmente indefensos frente a lo que nos ocurra. Cuando está claro y más que demostrado a través de las experiencias que vivimos, que muchas veces recibimos ayuda, pero como siempre, si nos lo permitimos a nosotros mismos desde nuestro libre albedrío, sea consciente o inconscientemente.

Ejemplo de ello es, cuando nos autoconvencemos de que no merecemos nada, estamos limitando nuestras opciones porque le damos con ese libre albedrío sin control, voluntad y fuerza a ese convencimiento. Hay teorías muy interesantes sobre cómo afecta realmente esta forma de pensamiento, a veces inculcada incluso desde las diferentes religiones.

En aquellas en las que se promueve la “grandeza de espíritu” desde la desposesión de cosas materiales, son religiones que crean sociedades más pobres que aquellas que ven el enriquecimiento en cualquier sentido como algo beneficioso.

Pues eso ha sido todo, tan solo una pequeña reflexión que espero, al menos, os haya hecho pensar y tratar de buscar más información.

Por mi parte, creo que podría hablar de muchas mas cosas en este artículo, pero ya es demasiado largo.

Recordad que, estas nuevas modas de visualizaciones y la ley de la atracción, no están basadas en origen en el famoso libro “El secreto”, sino más bien, en la más pura realidad de nuestro derecho inmutable e inquebrantable que es el Libre Albedrío. Y en mi opinión, eso es en lo que deberíamos profundizar, investigar y practicar. Porque si entendemos esto, podremos entender mucho mejor luego otros conceptos de atracción mediante visualización y emociones. Y entender cuán poderosos somos realmente.

feng shui
recetas dulces
decretos
LAS PROPIEDADES ENERGÉTICAS Y LA SIMBOLOGÍA DE LOS COLORES

Descubre cada mes las novedades que ofrecemos a nuestros suscriptores. Puedes desarrollar tus artes en Feng Shui con nuestros numeros descargables, practicar y crear tus propios decretos para darle un giro a tu vida con consciencia, preparar deliciosos postres saludables… Y proximamente, vienen mas pdf de recetas saladas, trucos para organizar la compra de la semana con menús sanos, curso gratis sobre como comunicarte con los animales, meditaciones y visualizaciones, técnicas para realizar rituales mágicos naturales, y mucho mas.

Suscríbete
2019-02-24T13:05:33+00:00

¿Qué te ha parecido? Puedes compartir conmigo tus ideas aquí debajo.

UA-109480682-1