Hipotiroidismo, celiaquía y diabetes: síntomas comunes y soluciones naturales

Hoy en día existen muchas personas confusas sufriendo síntomas diversos y sin aparente relación entre ellos, que acaban desembocando en hipotiroidismo, celiaquía y diabetes. Esto es debido a la falta de control que tenemos sobre lo que consumimos, ya que gran parte de los alimentos que se nos ofrecen son productos refinados, procesados y llenos de conservantes y componentes artificiales disruptores endocrinos a los que no solemos prestar atención. 

Muchas veces, ni siquiera le prestamos atención a dichos síntomas, porque, aunque molestos, no los tomamos suficientemente en serio como para acudir al médico. O simplemente porque, como me ocurre a mí, la postura de los especialistas de la medicina oficial occidental frente a los medicamentos, me parece demasiado relajada. Me gusta más guiarme por conocimientos holísticos sobre el cuerpo humano, que conecten los desequilibrios de mi cuerpo, mente y emociones. Un libro muy bueno al respecto es The woman code, de Alisa Vitti.

En cualquier caso, siguiendo con el tema que me trae hoy aquí, decidí hacer una investigación bastante superficial para ofreceros (y ofrecerme) una visión general y comparativa de los síntomas y soluciones naturales de estas tres enfermedades más extendidas hoy en día que tienen relación directa con la alimentación (aunque no sea causa exclusiva del desarrollo de dichas enfermedades). 

Porque incluso para aquellos que os guste más dejar a los médicos pensar y decidir por vuestra salud, es bueno formar parte del proceso de curación. Y la mejor forma de hacerlo, es siendo conscientes de nuestro cuerpo y como se ve influido y afectado por lo que le rodea o ingiere.

El conjunto de estas enfermedades puede parecer aleatoria, pero lo cierto es que las tres enfermedades están relacionadas entre sí. Las personas con un metabolismo más lento de lo normal, o incluso con hipotiroidismo normalmente deben controlar su consumo de azúcar, gluten y en general de los carbohidratos que usan y la cantidad. Así como las personas con problemas de azúcar en sangre pueden desarrollar una intolerancia al gluten, o acabar teniendo problemas con la tiroides. 

Todas ellas suelen tener un proceso de desarrollo en el cual, se nos van mostrando pequeños atisbos del futuro de nuestro cuerpo. Es decir, normalmente, estas enfermedades no se desarrollan de un día para otro. Por eso, si te encuentras en la fase inicial, si los síntomas acaban de aparecer y sientes que algo ha cambiado en la forma en que tu cuerpo reacciona a lo que consumes, es un buen momento para prestar atención a los síntomas.

Como ya he dicho, esta es una investigación superficial para ofrecer un poco de visión a la hora de diagnosticarnos a nosotros mismos con cierta lógica. Aunque, claro está, no hay nada como un análisis de sangre para conocer realmente como está nuestro organismo al detalle. Sin embargo, para aquellos que estéis empezando a intuir que algo está mal en vuestro cuerpo y en relación con lo que consumís, esta pequeña guía puede ser de utilidad.

Hipotiroidismo: síntomas característicos

– Sensación de frío debido a que se tiene una temperatura inferior a la normal, menos de unos 36 grados.

– Piel pálida o amarillenta por alteración de la vitamina A.

– Engrosamiento de la piel en diferentes partes del cuerpo: nariz, cara interna de las piernas, brazos y manos.

– Párpados y labios hinchados.

– Escaso tono muscular aunque hagas ejercicio físico.

– Sequedad excesiva de la piel, con posibles rojeces y picazón.

– Disminución de la sudoración por disminución de la secreción sebácea.

– Cabello más seco y quebradizo que se cae fácilmente.

– Uñas blandas y quebradizas que crecen lentamente.

– Fatiga y ansiedad.

– Bradicardia o baja frecuencia cardíaca con menos de 60 pulsaciones por minuto.

– Facilidad para engordar debido a un metabolismo lento.

Celiaquía: síntomas característicos tras consumir gluten

– Exceso de gases.

– Dolor de estómago.

– Diarrea o estreñimiento.

– Barriga hinchada.

– Mareos o cansancio excesivo tras comer.

– Irritabilidad.

– Migrañas que aparecen aproximadamente una hora después de comer.

– Confusión mental y desorientación.

– Visión borrosa.

– Manchas rojas en la piel.

– Dolor en los músculos y articulaciones.

– Hinchazón de las articulaciones de los dedos, rodillas y caderas.

– Posible intolerancia a la lactosa.

– Posible pérdida de peso por mala absorción de los nutrientes.

Diabetes: síntomas característicos

– Sed excesiva y constante.

– Necesidad urgente y más usual de hacer pis.

– Sensación de hambre constante.

– Posible pérdida de peso asociada al hambre constante si no se corrige.

– Visión borrosa.

– Fatiga.

– Llagas frecuentes y duraderas en la boca.

– Encías rojas y sensibles.

– Infecciones vaginales.

– Adormecimiento y hormigueo en los pies y las manos.

Como veis, algunos síntomas de cada enfermedad no son exclusivos, sino que aparecen en la mayoría de ellas. Como por ejemplo, la fatiga, o la visión borrosa.

Aunque cada enfermedad tiene unas soluciones específicas que puedes tomar, todas ellas comparten la ley universal de una alimentación sana y ejercicio físico.

Igualmente, he hecho un listado de cosas que puedes controlar en tu alimentación y tu día a día, y que te van a ayudar con cualquiera de estas tres enfermedades, siendo todos tips buenos o, en el peor de los casos, inocuos para tu salud.

Evidentemente, si quieres controlar de verdad qué es lo que le ocurre a tu cuerpo, lo ideal es, como ya he dicho, comprobarlo con una muestra de sangre. En cuyo caso, para los diabéticos será necesaria la insulina; y el medicamento específico para controlar la función de la glándula tiroidea quienes sufran de hipotiroidismo.

Aunque personalmente, en el caso del hipotiroidismo, yo nunca tomaría un medicamento que afecte directamente a mis hormonas de forma que las sustituya, excepto si la enfermedad estuviera muy desarrollada y fuera realmente urgente y necesario dicho uso del medicamento. Pero por lo general, prefiero no hacer cambios tan drásticos sobre mi organismo, ya que creo que los productos naturales, el ejercicio físico y la consciencia de nuestros síntomas y nuestra nutrición son las claves del éxito.

Pues bien, como decía, tras buscar soluciones naturales para cada enfermedad, estas son las conclusiones generales que he sacado que, si bien no van a mejorar una situación grave de diabetes, por ejemplo, si que pueden ayudarte a equilibrar tu vida. Sobre todo, si estas desarrollando los síntomas hace relativamente poco tiempo.

Hábitos que ayudan en padecimientos leves o iniciales de las tres enfermedades

– Haz ejercicio físico regularmente. No tiene por qué ser un entrenamiento muy exigente, pero si ejercicio que involucre cardio y varios grupos musculares. Es bueno para controlar el peso si tu metabolismo trabaja mas lento de lo normal, y para controlar la glucosa en sangre.

– Evita los alimentos procesados y naturales que contengan gluten. Dejar el gluten no solo es bueno para los celíacos, para las personas con hipotiroidismo también puede ser de ayuda.

– Controla la ingesta de carbohidratos y la calidad de los mismos: para los diabéticos y los intolerantes al gluten este es un punto muy importante debido a la necesidad de controlar el azúcar en sangre y a las calorías de los alimentos procesados libres de gluten.

– Controla las calorías de los carbohidratos: en relación con el punto anterior, cuando los celíacos empiezan a consumir alimentos procesados libres de gluten, están consumiendo más calorías basadas en azúcares y grasas que pueden llevarles a sufrir aumentos de peso y diabetes. Por eso, es importante controlar la cantidad de carbohidratos libres de gluten y procesados que consumes, y si puedes, sustitúyelos por alimentos naturales como legumbres, quinoa, arroz y maíz.

Sustituye los azúcares naturales y refinados por el uso de yacón. Esta planta ayuda a controlar el azúcar en sangre y es muy saludable.

– Consume mas fibra en tu dieta, incluyendo más alimentos frescos y naturales basados en frutas y verduras. A excepción de las coles de bruselas, el brócoli y la coliflor para las personas que sufran hipotiroidismo.

– Evita alimentos que contengan azúcares refinados.

– Controla la ingesta de azúcares naturales.

– Intenta reducir o eliminar el café soluble y el té de tu dieta, ya que ambos impiden la absorción correcta de vitaminas. Además, la mayoría de los tés que tomamos en bolsa contienen flúor, el cual, junto con el cloro, bloquean los receptores químicos del yodo, muy necesario para las personas con hipotiroidismo.

– Reduce el consumo de lácteos en lo posible a aquellos que sean bajos en calorías.

– Come pequeñas porciones cada vez, en lugar de darte el atracón durante una comida. Sobre todo si se trata de carbohidratos. Para las personas con diabetes y quienes sufren de problemas digestivos por el gluten, este consejo puede ser una gran ayuda.

– Trata de controlar la ingesta de sal, y si puedes, cambia la sal normal por sal del himalaya, que contiene menos sodio y mas minerales necesarios para nuestra salud. El sodio en exceso retiene líquidos y no es adecuado para personas con hipotiroidismo. Por otra parte, los minerales son más que necesarios para nuestra salud, y se pueden sufrir deficiencias de varios de ellos.

– Consume los siguientes suplementos, o trata de buscar alimentos que los contengan para incluirlos en tu dieta. Estos suplementos tomados con moderación son necesarios para una salud general, además de poder ser de gran ayuda para las personas con hipotiroidismo:

  • Suplementos de algas marinas como Espirulina o Kelp por su contenido en yodo, imprescindible para el balance de la glándula tiroides.
  • Selenio, zinc, calcio y magnesio. Minerales necesarios para controlar los trastornos de la tiroides, y en general, necesarios para el buen funcionamiento de todo el mundo. Aunque yo recomendaría buscar alimentos que contengan estos minerales en lugar de los suplementos.
  • Vitaminas del grupo B, especialmente la B12, necesaria para todos y usada por todas las células de nuestro cuerpo. Es bien sabido que esta vitamina tiene que ser consumida, ya que no se produce en nuestro cuerpo, sino que se sintetiza a nivel bacteriano en plantas y animales, especialmente en algas marinas. Debido a esto es necesario consumirla, no solo para los vegetarianos, sino también para aquellos que se alimentan de carne, ya que la cocción de la misma en altas temperaturas hace que se destruya la B12 presente en la carne. Además, todos dependemos de una mayor o menor absorción de la B12 según nuestra flora intestinal.
  • Vitamina C: esencial para mantener los tejidos celulares y una gran ayuda para nuestro sistema inmunológico. Muy beneficiosa para las personas diabéticas, ya que ayuda a disminuir la glucosa en sangre.
  • L-Tirosina: aunque es un aminoácido no esencial, es un apoyo para nuestros neurotransmisores que además ayuda a tu cuerpo a fabricar hormonas, incluidas las de la tiroides. Por eso es una gran ayuda para las personas con hipotiroidismo (evita tomarla si padeces de hipertiroidismo). La L-Tirosina se ha puesto de moda últimamente entre deportistas y estudiantes porque ayuda a mejorar el rendimiento físico, especialmente en condiciones de estrés. Además, mejora nuestra atención y concentración, y es natural.
feng shui
recetas dulces
decretos
LAS PROPIEDADES ENERGÉTICAS Y LA SIMBOLOGÍA DE LOS COLORES

Descubre cada mes las novedades que ofrecemos a nuestros suscriptores. Puedes desarrollar tus artes en Feng Shui con nuestros numeros descargables, practicar y crear tus propios decretos para darle un giro a tu vida con consciencia, preparar deliciosos postres saludables… Y proximamente, vienen mas pdf de recetas saladas, trucos para organizar la compra de la semana con menús sanos, curso gratis sobre como comunicarte con los animales, meditaciones y visualizaciones, técnicas para realizar rituales mágicos naturales, y mucho mas.

Suscríbete
2019-04-21T15:58:54+00:00

¿Qué te ha parecido? Puedes compartir conmigo tus ideas aquí debajo.

UA-109480682-1